Eurosol

Eurosol

Venimos andando entre tinieblas, desde el Torreón. En el trayecto, las villas que dan a la playa están amuralladas en la fachada que da a la avenida Ferrandis Salvador, hay escasa actividad comercial y las farolas dan una luz amarilla. Eurosol aparece como una isla de luz. Antes de llegar, nos alertan los luminosos del restaurante Como Antes y el hotel Bonaire. En Eurosol la luz es lánguida, de pálidos fluorescentes. Eso mantiene un envoltorio viejuno aunque los locales cambien, se sucedan o se renueven. Eurosol es una isla comercial, en la que compiten el supermercado Consum, El Barco, el estanco, un Bazar, los Jijonencos, una yogurteria, Villalmar y Pingüins. Es el centro de la vila de los que duermen en la zona de las playas Heliopolis y Els Terrers, de las que sirve de frontera.

Libre de villas de primera línea, desde Eurosol a la Tasca del Pollo los peatones del paseo Ferrandis Salvador se multiplican, hasta es difícil caminar. Los tenderetes de quita y pon extendidos en el suelo no ayudan al tránsito del paseante. Una vieja carta marina dibuja una marisma desde el Eurosol a La Curva, he oído contar que había arrozales, ya sabes que yo me lo creo todo, pero la oscuridad de la noche no permite imaginar una costa distinta.

Horas después, con las primeras luces del día, los consumidores se convertirán en deportistas. El tráfico se concentrará en el carril bici que corre paralelo al paseo y que llega hasta el Grao de Castellón.

eurosol2

You may also like