L’Ambit

lambit

Hay una librería en condiciones y eso es motivo de alegría para el veraneante. Cuando voy al pueblo me doy una vuelta por sus estanterías. La calle, Mestre Segarra, se ha peatonalizado el último año y hace más cómodo el acceso a la librería.

Destaca su colección de bolsillo y una buena selección infantil y juvenil, a la que acuden adultos para elegir un libro como regalo. Tiene un rincón de papelería bien expuesta, actualizada y detallista.

El establecimiento es limpio y ordenado. Los carteles de las actividades culturales de Benicasim dan vida al local. Te atienden mujeres, libreras que parecen entender su trabajo, no hay más que leer su blog.

Veo el libro de Lucía Ramis que acabo de leer en catalán pero en versión castellano. Lo quería leer en catalán, pero me fastidia que el libro en español tenga una presentación más bonita.

Siempre llevo un montón de libros de vacaciones, algunos los leo, pero no hay verano que no compre alguno en l´Ambit, es una pequeña contribución a su supervivencia, que imagino amenazada por el libro electrónico, las descargas piratas, la incomprensión lectora que produce nuestro sistema educativo y las tres bibliotecas del Ayuntamiento.

Puedes sentarte. Dentro en unas sillas metálicas, rojas, plegables, a juego con una mesita redonda. Fuera en la repisa del escaparate que hace de falso banco. En el local vecino reside el restaurante Dome que dice Javi es una escisión del Lipizano de la calle Santo Tomás.

You may also like